viernes, 21 de abril de 2017

El Indio del Agua (En República Dominicana)

Los Indios de las Aguas son también seres que habitan las profundidades de los ríos y los lagos. Se dice que la leyenda proviene del “cemí” llamado Opiyelguobirán que se fugó del control de un cacique, para dirigirse a una laguna de la que nunca volvió.

Estos “Indios” bellos y de cuerpo perfecto, son para unos, seres  buenos y sabios de la las prácticas de la medicina natural, mientras que para otros son seres peligrosos, celosos guardianes de los ríos y lagos, que no dudan en embrujar a quienes se acercan a estos lugares.

Resultado de imagen de El Indio del Agua leyenda
Imagen: https://www.google.es

viernes, 14 de abril de 2017

Dioses protectores

Los dioses enseñaban a la gente el cultivo de los alimentos y controlaban la fertilidad ayudando a los animales y a las personas a reproducirse.
Los romanos tenían muchas de estas deidades:
Fauno era el protector de los pastores al igual que Pan, Pales y Aristaios.

Resultado de imagen de Dios <pan

Resultado de imagen de Dios aristaios
Flora, diosa de la primavera y de las plantas al igual que Pomona.

Resultado de imagen de Diosa Pomona
Ops y Robigo eran los dioses del riego

Resultado de imagen de Diosa Ops



Resultado de imagen de Dios Robigo

Y Vertumno, el dios de las estaciones, hacía que las flores se transformaran en frutos.

Resultado de imagen de Dios Vertunmno
Imágenes: https://www.google.es

viernes, 7 de abril de 2017

El Cemí Opiyelguobirán

Un “Cemí” en la cultura taína es un dios o un espíritu. Al objeto que representa a este dios o espíritu, sea de madera, barro o de cualquier otro material, también se le llama Cemí.
En la cultura taína, el Cemí Opiyelguobirán es un espíritu burlón con apariencia humana y con cuatro pies de perro. Tenemos referencias de este espíritu por el Fraile Ramón Pané, que acompañaba a Colón en su descubrimeinto de la Española (actual república Dominicana y Haití). Ramón Pané cuenta que los nativos hablaban de él como que era de madera, que estaba en casa de un cacique y que por las noches salía de casa para ir a la selva y que después de buscarlo y encontrarlo, lo ataban con cuerdas, pero que siempre se volvía a escapar. Le contaron también que cuando llegaron los españoles, Opiyelguobirán se escapó a una laguna y nunca volvió.

Este espíritu tiene la función de ser intermediario entre los seres vivos y los muertos. Propicia y controla el paso de un mundo al otro, tanto el de los vivos al de los muertos como el del mundo de los muertos al de los vivos. Bien a su pesar, por las noches conduce a los que mueren a la región de los muertos (Coaybay), aunque sin renunciar a su condición de espíritu burlón.

Resultado de imagen de El Cemí Opiyelguobirán
Imagen: